Opinión
Diario Río Negro
Ante una grave crisis política e institucional
Por Aleardo Laría
Opinión | 03/02/2015
facebook  twitter  Versión para imprimir  Enviar por e-mail

Argentina enfrenta una grave crisis política e institucional. La trágica muerte del fiscal Alberto Nisman ha puesto al descubierto las zonas más oscuras del gobierno de la "década ganada". Lo relevante no consiste ya en saber si Nisman fue asesinado o si tomó una dramática decisión presionado por las circunstancias.

Su muerte tiene el sino de las grandes tragedias, que expanden una luz tan potente que ilumina hasta el último rincón del escenario público. La hora actual exige hacer un inventario de los inmensos errores institucionales acumulados y consensuar una estrategia de salida que permita erradicarlos.

Cabe señalar en primer lugar que la hipótesis del suicidio de Nisman, tomada al comienzo con entusiasmo por la presidenta de la Nación, no exime de responsabilidad al kirchnerismo. Si la voluntad del fiscal ha flaqueado en algún momento, no se puede olvidar la contribución que para ese trágico desenlace pueden haber tenido el temor ante actuaciones descontroladas de los servicios de información sobre sus hijas y la presión del "miedo escénico" ante un Congreso convertido en cancha de fútbol donde se instalan las barras bravas en los palcos para alentar a los jugadores que van con "los tapones de punta". Haber convertido a las sedes parlamentarias en canchas de fútbol es otro cargo que la democracia tiene que hacerle al kirchnerismo.

El Estado paralelo

La muerte de Nisman ha revelado, en primer lugar, el inmenso poder de los servicios secretos del Estado, incompatibles con el funcionamiento de una democracia plena. En pocos días los ciudadanos han podido conocer que los servicios de inteligencia, que dependen del Poder Ejecutivo, habían penetrado y cooptado a algunos de los jueces federales, utilizando para ello estrategias de extorsión o incentivos económicos. Debemos recordar que Antonio Stiusso, al que ahora Cristina Fernández acusa veladamente de ser instigador del asesinato de Nisman –"los autores fueron los que le plantaron información falsa"–, estaba hasta hace pocos días al frente de la Dirección Operativa del Servicio de Inteligencia (ex-SIDE).

Stiusso es el mismo personaje que provocó la salida de Gustavo Beliz, ministro de Justicia de Kirchner en el 2004. En aquella ocasión Beliz había denunciado que existían "sectores mafiosos de la Policía Federal y de la SIDE con ramificaciones en el Poder Judicial". Beliz mostró en un programa de televisión la foto del espía Stiusso y a raíz de ello sufrió un proceso por "violación de secretos" del que salió absuelto. No obstante, tuvo que radicarse en Estados Unidos debido a las amenazas que recibió.

La decisión que tomó Kirchner frente a la acusación pública formulada por Beliz, donde lo sindicaba como rehén de los servicios de inteligencia y responsable último de los fondos que allí se manejaban sin control, fue despedir al mensajero. Beliz declaró en el juicio en el que salió absuelto que le había dicho a Néstor Kirchner, en presencia de Cristina Fernández: "Vos podés sentir que si pinchás teléfonos para tener información sos poderoso, pero vas a ser esclavo de quien los pincha".

El presidente Kirchner prefirió mantener una policía secreta del Estado que le proveía información valiosa para tener a su alcance datos sensibles que podían ser utilizados en las más variadas direcciones. El "eternauta", ese héroe legendario construido por el relato, tomó la decisión política más fácil, cuyo costo iba a pagar años después su esposa y compañera.

Debe recordarse que la SI es el organismo que aún hoy realiza la interceptación de las comunicaciones telefónicas que dispone el Poder Judicial. Es decir que un organismo controlado por el Poder Ejecutivo tiene la posibilidad de enterarse antes que los propios jueces de los contenidos de esas conversaciones, dando oportunidad al gobierno de filtrarlas previamente, eligiendo su contenido o dando aviso a sus autores, sin computar las interceptaciones telefónicas o de otro tipo que se pueden disponer sin orden judicial al contar con los medios técnicos para hacerlas.

Es decir que durante toda esta década este ominoso aparato permaneció intocable. La única reacción tardía del kirchnerismo consistió en recostarse en el aparato de inteligencia del Ejército, área de responsabilidad del actual jefe de la fuerza, el general César Milani. En vez de limpiar las cloacas del Estado el gobierno optó por duplicarlas, violando la ley que veda a las Fuerzas Armadas realizar inteligencia interior.

Durante la investigación de la causa AMIA, Stiusso tuvo un papel determinante. El juez federal Juan José Galeano le asignó responsabilidades que lo pusieron al frente de la investigación. Cuando Néstor Kirchner designó a Alberto Nisman fiscal especial de la causa, le indicó que trabajara en estrecha relación –o bajo dependencia– con Antonio Stiusso. Esto explica los vaivenes de una causa que fue detrás de distintas "pistas" según las conveniencias políticas del gobierno de turno. Explica también la contaminación sufrida con una sustancial información suministrada por la CIA, con la cual Stiusso tenía inmejorables relaciones, se supone que en el rol de agente doble.

Cambios de rumbo

Los cambios de rumbo en la causa AMIA siguieron los vaivenes de la política exterior argentina. En manos de un canciller que sin experiencia ni capacitación le tiene que agradecer eternamente a CFK su designación, la política exterior argentina se ha ido plegando a las ocurrencias y cambios de humor de la presidenta. Cuando el entrañable amigo Hugo Chávez le recomendó la conveniencia de mejorar las relaciones con Irán y el mundo árabe, la presidenta pergeñó el rocambolesco Memorando de Entendimiento con Irán, que terminó en un fiasco total y contribuyó al encono del fiscal designado por Néstor Kirchner.

Si la política exterior está en manos de un guiñol cuyos hilos maneja la presidenta, otro tanto se puede decir del Parlamento argentino. El control del Poder Ejecutivo sobre el Legislativo en esta década ganada ha sido total. Esto explica que sin mucha convicción los legisladores del Frente para la Victoria se hayan tragado todas las cucharadas de aceite de ricino dispensadas generosamente por la jefa del Estado. Esa falta de autonomía de las cámaras legislativas va en desmedro de la calidad de la democracia y a la larga resulta letal para el propio gobierno, que pierde capacidad para depurar sus errores.

La sumisión del Parlamento marcha en paralelo con la "verticalidad" perruna del Partido Justicialista. En su última declaración, acusó de urdir un complot desestabilizador a los medios "concentrados", a los servicios de inteligencia desplazados y a los jueces y fiscales "golpistas", todos unidos en el esfuerzo de "pretender enlodar" a la presidenta, a quien definen como "adalid de la lucha por la igualdad". Una muestra de servilismo que sólo puede encontrar su parangón en los tiempos superados del primer peronismo.

A este cuadro de situación se debe añadir que es grave que en un momento de enorme desconcierto ciudadano la presidenta de la República guarde silencio oficial siguiendo la consigna de que no debe trasladar las malas noticias. Pero más grave daño se infiere a la investidura del cargo cuando por vía Facebook se trasladan los insólitos cambios de opinión de una presidenta que no tiene el menor rubor en afirmar un día una cosa y al día siguiente lo contrario.

Este conjunto de circunstancias, de las que aquí se han dado sólo algunas pinceladas, compone un cuadro institucional de insanable gravedad. Muestra, una vez más, las tremendas servidumbres que nos depara nuestro sistema de presidencialismo reforzado que está obturando el normal funcionamiento de la democracia y que debiera estimular alguna iniciativa dirigida a evitar dejar en manos de una sola persona, por un período rígido de cuatro años, semejante cuota de poder.

Qué hacer

Frente a un cuadro de semejante gravedad, los partidos políticos de la oposición poco pueden hacer. El sistema institucional no permite ejercer ninguna acción cuando el Poder Ejecutivo cuenta con una mayoría legislativa que lo respalda sin reservas. Por otra parte, el diseño electoral los lleva inevitablemente a confrontar en unas elecciones donde el partido del gobierno juega con las cartas marcadas.

No existen muchas opciones frente a una situación de tanta incertidumbre institucional. Una posible vía de salida, que se podría explorar, consistiría en que todos los partidos de la oposición confluyeran ofreciendo una alternativa clara alrededor de una figura de consenso, respetada y respetable. Una suerte de Santiago Kovadloff, comprometido en llevar adelante un programa de reconstitución institucional y de recomposición del tejido económico en un breve plazo de tiempo. Una vez cumplido ese programa debería renunciar para dar lugar, recién entonces, a un proceso electoral donde los nuevos partidos reconstituidos compitan en condiciones de igualdad.

Ese programa de reconstrucción institucional debería llevar como premisa mayor el compromiso de todos los partidos de separar el gobierno del Estado. Se debe asegurar la profesionalización del Estado, evitando que de aquí en más sea utilizado de modo faccioso por algún partido político. Cuando se consiga un Estado profesional, eficiente prestador de servicios públicos y regulador inteligente, recién entonces se dará inicio a un auténtico proceso de modernización que echará por la borda el viejo sistema de Estado paralelo basado en las cloacas y el uso criminal de los agentes secretos.

 
:: Compartir ::
facebook  twitter  Linkedin  
 
Seguinos en Facebook Seguinos en Youtube Seguinos en Twitter
  
 
  Agenda
 
Programa de becarios Fundación Progreso y Libertad
Campamento anual de jóvenes - JAL
 
Fundación Progreso y Libertad - Junior Achievement
``Economía Personal`` para adolescentes
 
TALLER DE LECTURA
Tocqueville y el problema de la democracia
27-02 - CUPOS LIMITADOS
 
TALLER DE LECTURA
Alberdi sobre la Omnipotencia del Estado
27 de MARZO, CUPOS LIMITADOS.
 
CICLO DE LECTURA DE DEFENSORES DE LA LIBERTAD
LA LEY - BASTIAT
24-04 Abierto a todo público, sin costo! Cupos limitados.
 
CONFERENCIA ABIERTA A TODO PÚBLICO - ENTRADA LIBRE Y GRATUITA
RICARDO LÓPEZ MURPHY PRESENTA MEJORES POLÍTICAS PÚBLICAS 2
 
Fundacion Progreso y Libertad
Javier Milei en Neuquen
 
Fundacion Progreso y Libertad
1e Taller de Lectura 2017